miércoles, 2 de septiembre de 2015

trono de Vera-Cruz (Málaga)

14.03.2015 - RAFAEL R. PUENTE | SUR MÁLAGA
El Cristo de la Vera Cruz procesionará el próximo Jueves Santo en el antiguo trono del Señor de Azotes y Columna, que ha sido remozado y completado por José Enrique Lamas. El resultado de estos trabajos ha sido dado a conocer esta noche durante el transcurso de un concurrido acto celebrado en la parroquia de San Juan. Aunque el conjunto parte del primitivo cajillo que ejecutara Rafael Barbero en la década de los 50 del siglo pasado –en su origen perteneció a la Hermandad de la Vera Cruz de Coria del Río–, Lamas ha intervenido en las andas procesionales al resanar el soporte lignario que se encontraba en mal estado en algunas de sus secciones. Asimismo, el tallista ha realizado varios moldurones, para subir el cajillo y otorgarle mayores dimensiones. “Se ha dado anchura y altura para que no pierda las proporciones”, explica Lamas, quien también ha ejecutado dos capillas, “una para el frontal y otra para la trasera”, así como varios pináculos, un nuevo monte “en resina”, indica, y unas cabezas de varal cuya moldura combinan los plintos y listeles con los emperlados, adaptándose al paralepípedo del varal, mientras que como remate incluye una pieza en forma de roleo. El trono, además, ha sido barnizado por el propio José Enrique Lamas, que ha contado con la colaboración de su hijo Francisco en la confección del monte y de la serpiente, el caracol y la salamandra, miniaturas alegóricas que se encuentran entre las piedras del propio monte, en su parte trasera.
De otra parte, los frontones de las capillas exhiben unos altorrelieves del imaginero Juan Vega, que representan
al ángel de la Anunciación y a Dios Padre, piezas resueltas en madera natural barnizada “sin tintes, en
contraste con el color caoba del trono”, explica el joven escultor, y elementos de orfebrería, como son las
cráteras de flores que se disponen a los lados del Crucificado, los resplandores de los cuatro Evangelistas de Suso de Marcos ubicados en las esquinas o los capiteles de las columnas de las capillas, todo ello realizado esquinas, al descargar el peso hacia los exteriores en los talleres del orfebre Juan Angulo, de Lucena, en tanto que la capilla delantera la presidirá una Inmaculada de plata de ley de autoría anónima, fechada en el siglo XIX.
En definitiva, el trono del Cristo de la Vera Cruz es un interesante conjunto, de planta y perfiles rectos. Las grandes capillas situadas en el centro del frontal y la trasera personalizan la obra. Soportadas por columnas, se rematan por frontones triangulares de apreciable tamaño. La proporción del conjunto está conseguida por un lado por el monte donde apea la cruz, así como por el interesante efecto que producen las figuras de las esquinas, al descargar el peso hacia los exteriores del trono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada